Nosotros

Nosotros

Quienes somos:
Fuerza Nacional-Identitaria (FN-I) es un movimiento identitario orientado a contribuir a la continuidad y autoconsciencia étnica criolla, así como a resistir el proceso de negación y homogeneización potenciado por las ideas de la Ilustración y de sus derivados.

Si bien FN-I es una organización político-cultural sin aspiraciones electorales ni partidistas, se opone a toda ideología o proyecto basado u orientado hacia la negación y/u homogeneización de la identidad étnica criolla en beneficio de otros grupos humanos. En ese sentido, FN-I tolera una diversidad ideológica limitada por la subordinación del pensamiento a los intereses étnicos criollos, afirmados como misión central del movimiento.

FN-I es un movimiento pancriollista que busca la identificación y colaboración recíproca entre los criollos de Chile como del resto de las Américas. Postulamos la creación de comunidades criollas locales a lo largo del continente, y el establecimiento de redes de contacto basadas en una solidaridad intra-étnica pancriollista. A diferencia de otros pueblos, no nos inspira una reclamación territorial específica, sino que un impulso hacia la propia afirmación étnica, allí en donde habiten criollos autoconscientes.

Misión:
La misión de Fuerza Nacional-Identitaria es la supervivencia étnica criolla. Buscamos alcanzar esta misión mediante dos objetivos específicos:

  1. Etnogénesis: Contribuir a la generación de una nueva etnia a partir de la Identidad criolla, especialmente en el proceso de desarrollo de autoconsciencia y autodeterminación étnicas.
  2. Resistencia Étnica: Generar contradiscurso identitario criollo frente al avance de las ideas ilustradas que imperan en Chile y Occidente.

Actividades:
Proponemos la Lucha Cultural como estrategia para cumplir nuestra misión y objetivos. Esta estrategia se materializa en acciones de difusión, formación, y en general, mediante toda actividad coherente con nuestro pensamiento.

Bandera Étnica Criolla

Azul: Representa el cielo, lo vertical, el Numen.

Blanco: Representa la Identidad étnica criolla en su dimensión biológica, psíquica y cultural, como resultado de la interacción histórica de la sangre europea en el suelo americano.

Cruz del Sur: Representa la constelación utilizada por los navegantes europeos en el proceso de Conquista y Colonización de las Américas.

 

Bandera de Fuerza Nacional-Identitaria

Los colores Azul y Blanco comparten el significado presente en la Bandera Étnica Criolla.

Gancho Criollo: Representa las letras «N» e «I», iniciales de «Nación» e «Identidad» respectivamente, donde la letra “I” adopta la forma de un martillo. El martillo reúne potencialidad tanto creativa como destructiva, representando así los objetivos de etnogénesis y de resistencia étnica en la misión de Fuerza Nacional-Identitaria por la supervivencia étnica criolla.

PRINCIPIOS DE FUERZA NACIONAL-IDENTITARIA

1. La Naturaleza es el principio generador y regulador de todas las formas de vida, incluyendo la especie humana. Reconocemos la necesidad continua del estudio de la Naturaleza para acceder a un mejor conocimiento de la realidad.

2. La Naturaleza es esencialmente desigual, lo cual se manifiesta al interior de la especie humana de múltiples maneras, especialmente entre razas, naciones (o etnias), sexos, e individuos.
De la interacción histórica entre una raza y su respectivo entorno geográfico y cultural, se genera la Identidad.

3. La Identidad es el conjunto de características biológicas-psicológicas (raciales) y culturales que integran a un individuo, y que logran tanto vincularlo con quienes las comparte, como diferenciarlo de aquellos con los que no. En ese sentido, una nación es toda Identidad colectiva autoconsciente.

4. La mezcla entre razas distintas conduce a una ruptura del vínculo de los descendientes con las Identidades y naciones propias de las poblaciones progenitoras. La mezcla entre naciones distintas, pero de poblaciones pertenecientes a una misma raza, conduce a una ruptura del vínculo de los descendientes con las poblaciones ascendientes, pero permite la generación de una nueva nación perteneciente al mismo grupo racial que los progenitores, en un proceso llamado etnogénesis.

5. Los Estados modernos se han constituido, expandido y dividido, concibiendo a las poblaciones humanas como idénticas e intercambiables, razón por la cual hoy es posible que una misma nación pueda encontrarse separada por múltiples Estados, y a su vez, que al interior de un mismo Estado puedan coexistir múltiples naciones.

6. Los criollos son aquella población descendiente de una o más naciones de Europa, nacida y criada en suelo americano. Los criollos se concentran en números variables al interior de los distintos países del continente, en los cuales conviven con sociedades multiétnicas y multirraciales. Actualmente la población criolla constituye una Identidad, y se encuentra en vías de generar una nación mediante el proceso de etnogénesis.
Afirmamos la necesidad de desarrollar vínculos de solidaridad y cooperación entre los criollos de distintas zonas geográficas – Pancriollismo – así como entre las naciones europeas alrededor del mundo.

7. La pertenencia a un grupo étnico o racial se encuentra definida por el mayor grado de familiaridad etno-genética e intersubjetiva que un individuo guarde con una determinada población.

8. Entendemos a la cultura como una herramienta individual y colectiva de adaptación al entorno. La cultura actualmente dominante en la mayoría de los Estados modernos, tiende hacia la domesticación, mestizaje, y reemplazo demográfico de la población criolla a nivel local, y europea a nivel mundial, beneficiando directa o indirectamente a otras razas y naciones. Es a raíz de esta situación que resulta indispensable llevar a cabo una Lucha Cultural que interrumpa y revierta dicho proceso, otorgando medios favorables para la adaptación exitosa de criollos y demás pueblos europeos.

9. Afirmamos la autodeterminación de los pueblos, especialmente en materia de preservación de su respectiva continuidad biológica, psicológica y cultural. Por tanto, rechazamos todas las iniciativas estatales y globales que tiendan a la homogeneización entre pueblos distintos, ya sea que se haga en nombre de una religión, ideología, modelo económico, ordenamiento jurídico, o nacionalidad cívica.

10. La idoneidad de un principio moral, político, religioso, o de cualquier otra índole, es determinado por nosotros en base al impacto favorable o negativo que éste pueda generar para la supervivencia criolla, atendidas siempre su situación y necesidades actuales. Por esta razón, la adhesión a cualquier iniciativa o corriente de pensamiento debe ser definida según dicho criterio.

11. Afirmamos que todos los principios anteriormente enunciados integran al Identitarismo, corriente de pensamiento que en nuestro contexto tiende hacia la generación de una nueva nación en las Américas a partir de la identidad criolla.

12. Dirigimos un llamado a todos los criollos de América a participar activamente en el proyecto de Fuerza Nacional-Identitaria. De igual modo, la invitación se hace extensiva a personas de otras naciones europeas que actualmente se encuentren en territorio americano, y que deseen contribuir a la lucha por la supervivencia criolla local, y europea mundial.