Nosotros

Nosotros

Fuerza Nacional-Identitaria (FN-I) es un movimiento socio-cultural sin aspiraciones político-partidistas, cuyas ideas y objetivos son una respuesta ideológica y doctrinaria al avanzado proceso de desintegración que experimenta la Identidad criolla en Chile, a la acción nociva que históricamente ha ejercido la Modernidad, y el inminente colapso global a que ella conducirá.

FN-I es un movimiento pancriollista que aspira a la unificación de todos los criollos de Chile, para defender una Identidad que desde hace siglos se encuentra amenazada por las negativas condiciones de vida que atentan contra su continuidad biológica, psíquica y cultural.

Del mismo modo, FN-I busca ofrecer una real oposición al Liberalismo y sus implicancias político-económicas, al Marxismo cultural y sus consecuencias sociales, al Universalismo globalizante en sus diferentes expresiones, así como a la alta finanza, grupos económicos transnacionales, y organizaciones internacionales que les son funcionales.

Misión

Nuestra misión es servir a la resistencia y supervivencia criollas en Chile, lo cual pretende ser cumplido mediante la consecución de dos objetivos específicos:

– La creación de una nueva Nación a partir de la Identidad criolla.

– La abolición de la cosmovisión moderna que impera en la actual sociedad chilena y el resto de Occidente.

Actividades

Proponemos la Lucha Cultural como estrategia para cumplir su misión y objetivos. Esta estrategia se materializa en la realización de actividades de propaganda, adoctrinamiento, participación en manifestaciones públicas, y en general mediante toda acción de producción y difusión cultural coherente con nuestro pensamiento.

Nuestros colores

Bandera FN-I

BLANCO: Representa la Identidad criolla. La Identidad criolla es el medio necesario para la generación de una Nación que integre a todos los criollos y les asegure su supervivencia.

AZUL: Representa el cielo, lo vertical, el Numen.

SÍMBOLO: El “Gancho Criollo” representa las letras “N” e “I”, iniciales de “Nación” e “Identidad”, respectivamente, donde la letra “I” adopta forma de martillo. El martillo es un instrumento destructivo en tiempos de guerra y creativo en los de paz, simbolizando aquí una vocación tanto de resistencia como de afirmación: el Identitarismo Criollo, junto con proponer la abolición del Sistema y la Modernidad mediante Lucha Cultural, aspira a la generación de una nueva nación criolla.