Normandía

Normandía

“Perdimos la guerra” o “Salvamos a Europa”, no es una dialéctica en la que pueda ubicarme. Nosotros somos hijos de la destrucción de Europa desde siempre, de modo que otra es nuestra mirada sobre el tema.

Esa dialéctica es justamente la que hace posible la continuidad de la destrucción. De algún modo, el hombre blanco se las ha ingeniado para eliminarse mutuamente y culpar a otros del hecho.

Pero nadie es culpable sino el mismo hombre blanco. “Festejemos” dicen unos, “volveremos” dicen los otros. La triste masacre de lo mejor de la raza no sensibiliza a ninguno. Cada uno honra a los suyos, como si el otro no hubiera tenido valores, o como si no hubiera sido parte también de lo mejor de la raza.

Tomar partido por lo que ya no existe, parece ser una actitud característica de la raza blanca en extinción. Yo propondría una actitud diametralmente opuesta: honrar por igual a todos los que dejaron en el terreno el coraje del guerrero y su propia sangre, luchando con honor.

Lo mejor para nosotros, sería abandonar rápidamente la dialéctica de la destrucción, alejarnos de ella porque nos pulveriza. Los soldados alemanes, ingleses, norteamericanos y demás, no se merecen que sobre su sacrificio se siga aniquilando nuestra identidad.

Tu aporte hace que nuestro mensaje llegue a más de los nuestros.
Haz una donación vía PayPal.